24 feb. 2008

Cuando los partidos políticos contaminaron el ciberespacio

El ciberespacio surgió con fines gubernamentales, no nos engañemos. Pero un espejismo libertario en los años 90 nos hizo creer que sería un espacio de libertad donde los ciudadanos de la aldea global disfrutarían de un escenario en el que compartir inquietudes. Nada más lejos de la realidad. La red sufre censuras en países con regimenes totalitarios como China, mientras que las ¿democracias avanzadas? de la Unión Europea se afanan en tener su control, frente a la resistencia de plataformas ciudadanas (cuya voz es ignorada) y compañías telefónicas con miedo a perder clientes en masa (cuyo poder económico es temido por los gobiernos).

Ante la difícil justificación en una democracia de las pretensiones absolutistas de líderes como Gordon Brown o Nicolás Sarkozy, las diferentes agrupaciones políticas idean mil y una maneras de colonizar la red. En las elecciones presidenciales de 2004, el intercambio de SMS supuso una nueva forma de hacer campaña. En las elecciones locales y regionales de 2007, los mandatarios locales de los diferentes partidos se afanaron en inaugurar sitios webs para presentar sus programas, esos panfletos de los que se habla hasta la saciedad durante un par de meses, pero que caen en olvido durante los cuatros años siguientes.

Otros se atrevieron a introducirse en la blogosfera, acaparando el fenómeno blog como si fuera una invención suya (los políticos electos suelen ir por detrás de la sociedad, y después atrapan los avances sociales para apropiarse de ellos) donde una legión de subordinados trabajaría para responder en nombre de la voz de su amo a las peticiones de la ciudadanía. Poco a poco, sin darnos cuenta, se han ido colando en Second Life (ver www.ciberantropologia.org > comunidades), en Youtube o hasta en Ebay. Y como no, hasta estos escenarios digitales ha traído también todo su circo de broncas y malos modales, moneda corriente en el Congreso, el Senado y en los medios de comunicación del poder.
Diario Hoy: Anasagasti 'se pica' con el presidente en la Red
Diario Extremadura: Ea, ea, ea, Anasagasti se cabrea

Alfonso Vázquez
www.ciberantropologia.org

7 feb. 2008

¿Qué dirección tomará el estado moderno?

Los estados han venido manteniendo el control del pensamiento durante milenios. Si inicialmente su función era administrar los excedentes que las florecientes sociedades fluviales iban acumulando, cada vez fueron adquiriendo más competencias, y en poco tiempo controlaban la moralidad y las vidas de los gobernados. Para ello se rodearon de dos instituciones creadas al efecto: ejército e iglesia. La represión se ha venido manteniendo hasta nuestros días. Sin embargo, voces críticas, filósofos y sociólogos hablan de al desaparición del estado como lo conocemos hoy día. Bertrand Russel y posteriormente Noam Chomsky (Estados fallidos. El abuso de poder y el ataque a la democracia, 2007) hablan de la desaparición del estado. Más próxima a la vertiente ciberantropológica de este foro encontramos la obra de Castells, que nos habla del estado red. ¿Será posible esta nueva sociedad? ¿Estamos preparados para vivir en libertad, sin un control gubernamental que delimite nuestros pasos? La respuesta la obtendremos en los próximos años.

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog