30 jul. 2013

Crisis, banca y mentiras

Parece ser que la crisis económica que sufren los ciudadanos con ingresos básicos no estalló de la noche a la mañana, sino que los dirigentes políticos-económicos eran conscientes de la que se nos venía encima. ZP la negó, Rajoy se lo echó en cara, pero con el cambio de gobierno, el perverso plan para eliminar el bienestar social siguió su curso. Nada más formar gobierno, el nuevo presidente anunció una política de austeridad y recortes en lo que a servicios al ciudadano se refería. Así, en nombre del ahorro se cerraba el el grifo en áreas tan sensibles como sanidad y educación.  

Sin embargo, meses después, la opinión pública se veía sorprendida por la decisión del gobierno de hipotecar el país para obtener un rescate encubierto que dejaría mucho dinero en las cajas de los bancos, que pagarían sólo un 1% por el préstamo, pero que venderían ese dinero al 7 u 8 %. Se hacía con la excusa de reactivar el crédito. Sin embargo BSCH anuncia hoy que ha ganado en el primer semestre casi lo mismo que en todo 2012. Sin bien es cierto que esta entidad no se acogió al plan de rescate, la noticia nos da para sacar dos hipótesis que nos permitan seguir divagando con el asunto:
- Si BSCH gana lo que gana, las entidades rescatadas no estaban capacitadas para estar en el mercado, con lo que se ha subvencionado a negocios inviables  que no merecían esa ayuda.
- Si BSCH gana lo que gana, la crisis es una simple excusa para que nos creamos que no hay dinero, y aceptar lo que ellos conlleva: ceder ante los recortes de servicios y admitir la pérdida de derechos laborales.
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

22 jul. 2013

WhatsAppSpy 1.02

Un joven murciano ha sido detenido por llevar a cabo una estafa en red. Sin embargo, podemos afirmar que los estafados merecían su castigo. Facebook o Tuenti se han convertido, en gran medida, en alcahuetas digitales, e, impregnados de esta filosofía, muchos usuarios quieren saberlo todo de sus vecinos y amigos. Y este fue el principio que el joven estafador siguió para desarrollar su plan. Ofrecía una aplicación para espiar las conversaciones de WhatsApps ajenos. La aplicación no existía, pero en solo dos meses permitió al "programador" ganar 40.000 euros con su venta gratuita. 

¿Paradójico? El negocio no estaba en la venta, pues la aplicación fantasma se ofrecía a coste cero, sino en la captura de los datos de los estafados. Inicialmente se hacía necesario promocionar el producto. El joven diseño una web con la misma apariencia que una popular red social juvenil,  donde los incautos, cotillas o ávaros estafados acudían e introducían ingenuamente sus datos (usuario y contraseña) con la espera de conseguir la omnipresencia digital. Así capturó miles de cuentas, desde las que ofrecía"su producto". Y el efecto viral ayudó al joven a que su web se hiciera popular entre los cibernautas españoles. 

Hasta aquí sólo hemos visto la "puesta en sociedad" del negocio. Una vez visualizado el anuncio-evento enviado desde las miles de cuentas robadas, el interesado acudía a la web donde se descargaba la aplicación. Allí se le pedía que introdujera su número de teléfono móvil. Y aquí comienza el engaño, ya que el fisgón lo que había hecho no era descargarse ninguna aplicación, sino que se había suscrito a un servicio de mensajería premium, un servicio controvertido por el que se paga entre 1,5 y 7 euros por cada sms recibido. Y era de esta manera que el desarrollador de la estafa recibía comisión por cada incauto, a modo de royaltie. 

En esta estafa no es la avaricia pecuniaria la que ciega al estafado, sino el afán de  intromisión en comunicaciones privadas de otra persona. Y eso es delito, por lo que tanta culpa tiene el estafador como los estafados.
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

18 jul. 2013

Ego twitter absolvo

- Ave María purísima...
- Sin pecado concebida...
 Y nos quedan 100 caracteres para nuestros pecados 

Si el anterior papa católico creó una cuenta de Twitter (@Pontifex y @Pontifex_es para los files hispanohablantes), el actual hace lo propio y anuncia que perdonará los pecados por por esta vía. Los pecadores tendrán así la oportunidad de redimirse de sus pecados de manera ubicua, sin tener que acudir al confesionario. No sabemos si será tan fácil como coger el smartphone, arrepentirse digitalmente y pellillos a la mar. Y es que los medios sociales están causando estragos hasta en una de las instituciones más conservadoras del planeta, que no ha sabido resistirse a los encantos de las nuevas tecnologías. 

Quien no debe estar muy contento monseñor Rouco Varela, que inició por cuenta y riesgo una campaña contra las redes sociales a la que consideraba una invención demoníaca
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog