1 sept. 2017

Las apariencias engañan ¿o no?

En los tiempos de Internet todo se hace confuso, o al menos más que antes. Frente a la euforia que despiertan las nuevas tecnologías, es necesario conservar lo pies en el suelo y ser conscientes de los peligros que puede acarrear el uso de la red; no se trata de meter miedo, pero sí de fomentar un uso responsable y crítico. Las pantallas colonizan sociedad digital, pero detrás de ellas se esconden humanos con su grandezas y miserias. Y si tenemos la ventaja de comunicarnos con millones de potenciales clientes, proveedores, amigos, servicios y productos, también podemos contactar sin darnos cuenta con delincuentes y depravados de diversa índole. Y todo ello con un simple toque en nuestra pantalla. Easy Solutions afirma que existen más de 80 millones de perfiles falsos en Facebook, Twitter e Instagram. Un gran porcentaje de ellos son utilizados para lanzar ataques

Movistar México ha lanzado un vídeo que ha sido realizado por agencia mexicana Young & Rubicam (Y&R) en la que se trata el turbio asunto de adultos que se hacen pasar por menores para acceder a ellos.  “Miles de adultos se hacen pasar por niños para acosar a otros. Son tantos, que incluso ellos se podrían encontrar. No aceptes solicitudes de cualquiera. No cualquiera es tu amigo”, es el mensaje que se da en las pantallas finales de este spot que en tres minutos trata de remover y activar conciencias. No es una cuestión baladí, pues no es un peligro hipotético, sino que se trata de un fenómeno por desgracia habitual. Por no ir más lejos, esta misma semana una menor ha sido agredida por un joven de 27 al que conoció por Facebook, donde este se hacía pasar por un chico de 17. 


20 ago. 2017

La censura autoaceptada

Que la red debería ser libre no deja de ser un romántico sueño. Que la red se somete a dictámenes políticos y comerciales es la cruda realidad. No es la primera vez que en este espacio hemos tratado el tema de censuras más o menos claras, y no en sólo países susceptibles de realizar recortes informativos, sino en países occidentales como España o Reino Unido. Las grandes empresas de la sociedad digital, tan defensoras  en ocasiones de la privacidad de sus clientes (como vimos en el enfrentamiento entre el FBI y Apple por el acceso a la información almacenada en el Iphone de Syed Farook, autor de la matanza de San Bernardino) no dudan en doblegarse antes otro tipo de intereses. Por no ir más lejos, Google Maps muestra diferentes versiones de mapas según la IP de acceso para no ser políticamente incorrectos y no faltar, por ejemplo, al gobierno chino.


Y con China seguiremos en este post. Ahora de la mano de Amazon y Apple, que sin una simple protesta han retirado a petición del gobierno de Pekín  las aplicaciones VPN de sus stores. Para un país con censura a gran escala, con miles de webs vetadas (Facebook, Twitter, Google....) el uso de aplicaciones y servicios que permitieran saltar estas barreras de control informativo suponía una grave amenaza (el conocimiento es poder). Esto es precisamente lo que permite hacer un VPN, un servicio que por un módico precio permite que un usuario navegue por  la red sin las restricciones vigentes en el país desde el que accede a Internet. Y desde ahora, es lo que ya no podrán seguir usando los ciudadanos chinos que deseen acceder a servicios tan peligrosos a los ojos de Xi Jinping como una cuenta de gmail, youtube, twitter o facebook. 

¿Podemos afirmar que han pasado de ser héroes de la libertad a cómplices de los censores? El miedo a perder un mercado potencial de 1.500 millones de personas, el valor bursátil, superior al PIB de muchos estados, y la necesidad de rendir cuenta ante sus inversores  son sin duda un condicionante para estas empresas,  todas ellas entre las cinco con mayor capitalización en bolsa en 2017.



imagen y fuente de datos: Le nouvel observateur
alfonsovazquez.com 
ciberantropólogo

6 ago. 2017

Sobre la necesidad de consumo

La cultura mainstream que describe  magistralmente Frédéric Martell forma un imbricado muy complejo con la sociedad de consumo que nos descubrió Baudrillard medio siglo antes. Así, en las capillas de los templos del consumo, los nuevos mercaderes  nos ofertan una serie de objetos tan caducos como perennes que precisan de consumo rápido y una vida efímera, ya que si la rueda del consumo se detiene, todo se desmorona. Sin embargo el cambio y la innovación no son perennes. El objeto tecnológico es caduco por cuanto su uso se condena, mejora o simplemente porque está diseñado para dejar de funcionar en un tiempo limitado con el objetivo de nuevas ventas. 

Junto al objeto tecnológico, el textil es otro de los ámbitos preferidos del mercadeo contemporáneo. Millones de compradores azogados por la publicidad y la propaganda mainstream proyectada por sus nocivas pantallas vacían sus armarios cada temporada para inmediatamente abastecerse de nuevos bienes que consumirán y desecharán inmediatamente, aunque apenas estén utilizados: la felicidad basada en el consumo, como una nueva soma en el retorno al mundo feliz. Eficaz la programación neuronal llevada a cabo por los nuevos mesías de la imagen, siempre al servicio del capital y del accionista.  Fascinante el afán de producir indiscriminadamente para consumir efímeramente, pero no es tarea sencilla. En su búsqueda de creación e  innovación  continua el sistema se ve obligado a alimentarse de fuentes inimaginables y también de retroalimentarse. Lo que fue moda anteayer lo será mañana de nuevo. Lo que es moda hoy mañana estará demodé, pero será recuperado por el bazar pasado mañana, una vez que la promoción gemela anterior haya sido desterrada de los armarios. Sin el más mínimo remordimiento,  la imaginería que ornamentará bolsos, camisetas y pijamas será recuperada de licencias de saldo de los movimientos apestados de los años 80 y 90. De esta maenra los logos  de Nirvana o Ramones y las iconografías de Iron Maiden o Misfifts  de  de lo es capaz de abrazar estéticas 

Además de abrazar hipócritamente las estéticas anteriormente proscritas, no es extraño encontrar en los escaparates  la imagen de marcas comerciales más o menos icónicas. Y está bien que las latas de Campbell ocupen un lugar en lo armarios roperos tras abandonar los armarios de la cocina tras su empoderamiento por parte del PopArt ¿pero no es un poco extraño pagar por una camiseta que hace unos años te regalarían en la tienda al comprar el producto? 

alfonsovazquez.com 
ciberantropólogo

2 ago. 2017

Estamos de rebajas: entren y consuman..

Hace ya 50 años que  Baudrillard nos habló de la liturgia del consumo y del culto que en la sociedad occidental ofrecemos al producto elaborado. Este culto forma parte de un complejo sistema en el cual nos vemos obligados a producir sin límite para consumir sin límite. Al analizar esta liturgia, se centró en la espiral en la que se había convertido tanto la producción como el propio hecho de consumir el producto elaborado. 

Este punto de partida ha lado lugar a una serie interminables de debates, como la desigual distribución de producción del consumo, la acumulación de capital, o la fagotizacion de los recursos naturales del planeta por parte de una pequeña población en un pequeño periodo de tiempo, hasta tal punto que en el día de hoy  se acaba el presupuesto económico de la Tierra  (según Global Footprint Network, la organización mundial y social de WWF que analiza la evolución de la huella ecológica del planeta). Es decir, que en poco más de medio año hemos consumido todos los recursos que el planeta produce en un año completo, situación que  produce, evidentemente, un inquietante déficit que, en el caso de que o sea cierto, estará marcando un punto sin retorno, como contaba hace un par de día el paleontólogo Eudald Carbonell

Volviendo al consumo y a la necesidad de comprar, Erich Fromm se pregunta ¿Por qué a los seres humanos contemporáneos les fascina comprar y consumir, y sin embargo sienten muy poco apego por lo que compran?” En la película El club de la lucha David Fincher  también reflexiona sobre este aspecto y nos lleva a la idea de si somos poseedores del objeto o es el objeto el que nos posee: "¿Entonces qué somos? Sólo somos consumidores. Exacto, el producto secundario de una obsesión con el nivel de vida.". Esta idea nace de la crítica de Baudrillard hacia el consumismo, y su análisis semiótico donde productor, producto y consumidor se sitúan en un mismo plano, y no dejan de ser elementos del mismo orden en el complejo análisis. Acostumbrado a consumir por encima de sus posibilidades es en esta época de rebajas cuando más se pone de manifiesto este comportamiento. Los centros comerciales nos invitan a visitarlos con atractivos y coloridos carteles. En esta invitación, es más que discutible quién es el producto, si el objeto o el consumidor. Un paseo por las capillas de los templos del consumo,  con sus etiquetas coloridas y rebajas a veces del todo imposible nos hacen pensar que realmente somos un elemento más de la cadena y que con el hecho de comprar ayudamos a mantenerlo. Esta sensación de pertenencia a un sistema puede llegar a contrastar con la realidad individual, ya que a veces ese consumo es la mera alegría de consumir, sensación de pertenencia a un sistema“¿Para qué la salida de emergencia a 10.000 metros de altura? Ilusión de seguridad.”


alfonsovazquez.com 
ciberantropólogo

23 jul. 2017

El timo de la cafetera de pruebas

"Miraa que guay estas cafeteras que Nespresso nos está regalando para testarlas!!! Si recibe este mensaje en su whatsapp, no se haga ilusiones, se trata de un timo. La idea no es nueva, la técnica es siempre la misma, sólo cambia el cebo. Pero siempre aparecen incautos que caen en la trampa. Pasó previamente con los cheques de McDonalds y de Mercadona, donde a cambio de responder a 3 simples preguntas se recibía un cheque con una cantidad variable. Al final se pedían los datos del afortunado ganador, y aquí es donde el fihser, el pescador de datos, triunfaba.  
Al ceder nuestros datos estamos en manos de esta tramas que suscriben nuestro teléfono a un servicio de mensajería premium, y comenzaremos a pagar por cada mensaje recibido Cuando nos demos cuenta del engaño,  nuestra factura de móvil podría haber alcanzado una cifra considerable y tendremos que iniciar una dura batalla para poder darnos de baja del servicio. Y como es de esperar, nuestra operadora telefónica se lavará las manos.  
alfonsovazquez.com 
ciberantropólogo

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog