17 dic. 2017

¿Somos todos iguales antes los ojos de Facebook?

La redes sociales han abierto nuevos campos a los investigadores sociales. Sociólogos, politólogos, psicólogos, pedagogos o antropólogos se nutren de ellas  para explicar una  una nueva forma de entender las comunicaciones y las relaciones entre el ser humano y la máquina. Sin embargo, son las grandes empresas quienes tienen en su poder toda la información y  quienes tienen la llave mágica que abre el acceso al big data, ese mantra que se viene repitiendo como axioma desde hace unos años y que podríamos resumir como la cesión gratuita y voluntaria de datos personales por parte de los propios usuarios hacia los grandes mangantes -perdón, magnates- de la información. El gurú del 'big data' Martin Hilbert afirma que Facebook sabe más de cada usuario  con 250 likes que el propio usuarioNo es la primera vez, como en este caso que ya se deja entrever, que el control del conocimiento en este caso conocimiento colectivo- es un recurso ansiado por el poder. A fin de cuenta, somos fácilmente predecibles y más fácilmente manipulables (lo tratamos hace poco más de un mes en el gran Facebook te vigila).

Bien pagado de sí mismo y totalmente convencido de sus algoritmos de clasificación social y del poder que pueden otorgarle, Mark Elliot Zuckerberg  no descarta incluso presentarse a la presidencia de los Estados Unidos, teniendo en cuenta que en la sociedad de la información la información es oro y que él tiene acceso privilegiado a estos cardúmenes de interacciones sociales. Este extremo ya fue puesto en escena por la masterpiece de Netflix House of Cards: Will Conway, en una dura campaña contra Frank Underwood, utiliza el navegador Pollyhop que no sólo registra y pone en bandeja de oro los jugosos intereses de los usuarios (votantes a fin de cuentas), sino  que sirve información adulterada con el propósito de modificar las intenciones de voto de una segmento social tan determinado como determinante:

” – No, yo uso Google”.
 – Es una pequeña cuota de mercado, pero aún así son miles de millones de búsquedas al mes”, explica. “¿Qué pasa si un determinado candidato recibió más visitas ¿y si ese candidato fue William Conway?”

A medio camino entre los experimentos de Facebook y los entresijos ficcionados en House of Cards, en plena crisis catalana, donde el enfrentamientos de identidades se convierte en un filón mediático nada despreciable, encontramos un estudio de semejanzas socioculturales entre regiones españolas. Realizado por el departamento de Ingeniería Telemática la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) en colaboración con el Massachusetts Institute of Technology (MIT), analiza 63.000 intereses obtenidos de algo más de 2.000 usuarios de Facebook de las distintas comunidades. De este estudio concluyen que Cataluña sería la 5ª región con más diferencias respecto a la media nacional (Canarias, Baleares, Extremadura y Asturias serían las que tienen menos semejanzas socioculturales con el resto del país). No sabemos si el estudio puede tener algún tipo de interés oculto, si busca modificar opiniones o  si se trata de un ejercicio de estilo. Pero veos como el tránsito de ME GUSTA se puede monetizar si se trata de manera pertinente. 
 alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

2 dic. 2017

lo que pasa en twitter en twitter se queda

En ciertas ocasiones hemos tratado el tema de la imagen digital en este escenario y hemos comentado los aciertos y  la buena cintura de @guardiacivil y @policia. Y es que en internet no cabe la técnica del avestruz (esconder la cabeza y esperar que no pase nada) ni poner al mando de la imagen digital de la institución a la primera persona que pase por la puerta.  @ejercitodetierra es menos cuidadoso en estos menesteres y se ha visto involucrado en polémicas por  hacer apología del franquismo o por bloquear a algunos diputados españoles. Sin embargo @policia se toma muy en serio estos procesos y hasta entra en el mercado de los fichajes de los CM. Cuando @policia perdió su antiguo CM que fichó por el  departamento de Digital y Redes Sociales de Iberdrola, no perdió mucho tiempo en buscar sustituto, la inspectora Carolina González, licenciada en Periodismo y diplomada en Ciencias Policiales y que además posee formación complementaria en cooperación internacional y liderazgo para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. González conoce el terreno y afirma que su espacio predilecto es twitter, -"Esta red social es nuestra niña bonita. Es el medio con el que tenemos más impactos”  y sabe que su público diana -cliente a  fin de cuentas- es joven “Nuestro público es joven, le gusta el humor y nos adaptamos a ellos”.

Esta  semana el CM de @guardiacivil ha tenido una salida de tono al menospreciar públicamente a @mossos. Ello le ha costado pedir disculpas por el mismo canal y ha anunciado que tomará medidas al respecto. No sabemos cuáles serán, pero es de suponer que llevarán consigo alguna reestructuración del departamento de comunicación de la institución. Y es que entre el humor, la grosería y la impertinencia hay una línea muy fina. Además, cabe añadir que Carolina González afirma que "No todo lo mezquino en la red es delito" , pero hay veces que, según interese y si los órdenes jurisdiccionales lo permiten,  los desplantes tuiteros acaban en los juzgados (y a veces en la cárcel).   Por eso, una cualidad importante para cualquier CM es saber no pasarse de la raya. Lo que se hace público en el ciberespacio, allí queda para siempre, ya que por muy raudo que  se acuda a eliminar un contenido, siempre habrá algún otro usuario que lo habrá difundido.
 alfonsovazquez.com
ciberantropólogo
 

10 nov. 2017

¿ha llegado la revolución digital al automóvil?

Los cambios tecnológicos se producen a diario y,  sin darnos cuenta, se introducen en nuestras vidas de manera sutil y paulatina. Casi sin percatarnos hemos aprendido a relacionarnos con el mundo a través de una pantalla, que cada vez es más pequeña y transportable. Ya no necesitamos estar en casa conectados a un ordenador, ni si siquiera hace falta un portátil.  El teléfono móvil ha aunado en un sólo dispositivo todas las funciones de conectividad que hace unos año parecían extraídas de una película de ciencia ficción. 

Uno de los sectores más reacios a sumergirse en la sociedad de la información ha sido el automovilístico No en vano se afirma que si la industria del automóvil hubiera avanzado tan rápido como la de la informática, ya habría coches voladores Y de hecho ha tenido que ser Google quien venga a revolucionarlo, hasta tal punto que ya es posible ver circular coches sin conductor.  Waymo (que anteriormente era Google self-driving car project) es una empresa del conglomerado de Alphabet INc que ha desarrollado un coche  capaz de circular sin conductor. Pero como siempre, la ley va detrás de la tecnología, y esto ha sido un problema para desarrollar este proyecto. Y este sueño no pudo comenzar a hacerse realidad hasta que el estado norteamericano de Nevada  aprobó el 29 de junio de 2011 una ley que permite la operación de coches sin conductor. La ley permitió que se iniciase el desarrollo de este vehículo que ahora circula sin conductor. La Unión Europea  estudia la aprobación ahora una posible legislación permisiva con estos nuevos vehículos. El caso es que  ha sido una de las cuatro empresas más decisivas de la sociedad de la información la que ha hecho realidad esta utopía que marcará, sin lugar a dudas, una antes y un después en la historia del automovilismos y, como no, de la humanidad .


 alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

1 nov. 2017

el Gran Facebook te vigila

Las corrientes más optimistas interpretan que la sociedad de la información vendrían a  hacer la democratización del pensamiento. Sin embargo, en los últimos años hemos visto como la red tendía a ser monopolizada por unos pocos elementos. Así, Facebook se convierte casi en un sistema operativo, sobre todo para los usuarios que acceden a la red de exclusivamente desde dispositivos móviles. El navegador pierde importancia y la búsqueda de información selectiva queda relegada a un segundo plano. El usuario medio se conforma con configurar en cierta medida su Facebook para que este le facilite el consumo digital en su día día. Así que es la popular red social la que proporciona contenidos al mismo tiempo que facilita la comunicación con sus contactos. En cierta medida es cómodo para el usuario: Leo lo que e interesa y me relaciono con quien quiero.

Pero ¿qué pasaría si cambian las políticas de uso sin que el usuario lo sepa? Es decir, si  Facebook no nos nos mostrase en igualdad de condiciones todas las noticias e interacciones sociales, sino que privilegiase unas noticias sobre otras, podría llegar a condicionar nuestro punto de vista y nuestra perspectiva global. El psicólogo de Harvard, lingüista y escritor Steven Pinker afirmaba que si leo en prensa que ha habido ataques de tiburones, tendré miedo y estaré más sensible, aunque esté dentro de la media de ataques. Y esta viene siendo una forma de manipulación de masas tan efectivo como frecuente. Al transmitir solo un tipo de contenidos privilegiados mientras que margina otros, en cierta medida está condicionando el micromundo que el usuario a su vez ha creado y ya no lee  lo que le interesa y se relaciona con quien quiere, sino que lee lo que Facebook le ofrece y se relacionaría más con aquellos usuarios cuyos contenidos fueran ofrecidos con más frecuencia.  De esta manera, como si fuera un gran hermano, Facebook puede llegar a condicionar el pensamiento de sus clientes ¿Puede? En un experimento realizado por Facebook en 6 países, (Guatemala, Bolivia, Camboya, Serbia, Eslovaquia y Sri Lanka) pretende ver el efecto de separar publicaciones personales y de medios. Responsables de rotativos de esos países han notado caídas de visitas en más de un 50%  en los diez días en lo que Fb lleva probando su nuevo sistema. Hasta ahora no sabemos bien ante qué nos encontramos ¿un simple pulso para extraer más beneficio económico?   ¿un experimento para ver hasta qué punto se puede condicionar las tendencias sociales ? ¿un globo sonda para ver cómo sería aceptada esta manipulación? ¿un trabajo preliminar para encumbrar a Mark Elliot Zuckerberg a la presidencia de  EE.UU.?
 alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

14 oct. 2017

¿Somos transparentes para los dioses digitales?

En el último post hemos hablado de Big Data y de la importancia de la minería de datos, es decir, de saber buscar e investigar entre nuestra actividad social y sacar información con la que obtener algún beneficio, Pero ¿hasta qué punto se puede llegar? ¿Qué saben de nosotros los mesías de la sociedad de la información? . Judith Duportail periodista y usuaria de Tinder, ha pedido a los desarrolladores de la popular  app de contactos que le facilite los datos recolectados sobre ella, algo a lo que cualquier usuario tiene derecho al amparo de la legislación europea. Y recibió un completo documento de su vida digital en los últimos años.

Desde el 18 de diciembre de 2013 afirma que ha tenido varios contactos y citas, algunos ya olvidados. Sin embargo, la memoria digital de Tinder lo seguía recordando todo: 800 páginas con información de su actividad en Tinder y en Facebook. Publicaciones y likes en FB, fotos de Instagram, contactos, tiempos de conexión, localizaciones, historiales de conversación... Todo debidamente archivado para que los algoritmos de análisis de datos  pueda llegar a conocerla mejor que ella misma. El Big Brother orwelliano hecho realidad pero al servicio del comercio en vez de, de momento, bajo de control gubernamental. 

[Fuente directa e imagen: The Guardian] [fuente derivada: RTL]
 alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog