26 may. 2019

Veto a Huawei: el principio del cambio

Que un  abanderado de liberalismo económico como es EE.UU. prohíba la venta de un producto por razones tan  prosaicas como inverosímiles excede las lógicas de su propio discurso. Una irremediable tautología que  no responde a las dinámicas del desarrollo de la sociedad digital.  El bloqueo a Huawei por parte de Google  a la hora de usar su sistema operativo, a instancias del gobierno de EEUU, desvelará sin duda una nueva estrategia digital del gigante chino. En esta jugada EEUU no contaba con que quizá no tenía toda la solvencia necesaria para que su farol  resultara exitoso. A fin de cuentas, las empresas chinas contaban con la experiencia necesaria (no olvidemos que  occidente diseña, pero China fabrica). Además,China ha aportado más al imparable 5G que  EEUU.

De esta manera, los cuatro gigantes que controlan la sociedad digital que conocemos en occidentes, Google, Amazon, Facebook, Apple (GAFA) serán algo aún más anecdótico a partir de ahora para los internautas chinos: Amazon y  Facebook, no era tan omnipresentes como lo son en otros países, por contar con alternativas patrias. Google  como buscador tampoco  era demasiado popular -no estaba autorizado-, y Apple, que fabrica sus productos en oriente y tiene allí una importante cuota de mercado, puede ver decaer sus beneficios globales si Pekín  impone un contraataque  proporcional al recibido. Hasta empresas de sectores que anda tienen que ver con las comunicaciones han pedido al presidente americano que modere la tensión con China, por las grandes perdidas que esta batalla puede  acarrearles.

Estrategias geopolíticas del siglo XX, obsoletas,  poniendo puertas a una sociedad cada vez más abierta y global, tal como anticipaba Chomsky. Una nueva "boutade" ante la cual posiblemente Trump tenga que recular por su  inviabilidad como ya le ocurrió con el muro mexicano.

alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

11 may. 2019

La saturación de la tecnología

La mercantilización de la tecnología ha relegado a un segundo plano al propio hecho tecnológico, al avance en sí, dando predominancia al objeto como elemento de consumo y al momento de la compra. Disponemos de manera cotidiana de tecnología punta  y no somos consecuentes ni de su potencia ni del alcance del propio  avance en sí. Baudrillard anticipaba como consumidores y consumidos se  diluían en un maremágnum semiótico en el que el comprador poseía al objeto, pero al mismo tiempo se dejaba poseer, lo que posicionaba a ambos elementos en  el mismo plano, como engranajes sin jerarquía dentro de un complejo proceso social. 

Tal vez Baudrillad divagó entonces sin llegar a vislumbrar lo que los interfaces de conexión digital iban a conseguir en corto espacio de tiempo, ya que en el momento de su muerte, en 2007, los smartphones eran aún raros y caros objetos del deseo consuetudinario.  En 2019 han devenido elementos de consumo masivo, tan trivializados que somos incapaces de valorar sus plena capacidades.

Jürgen Habermas reflexiona acerca de este consumo y de cómo estamos saturados de tecnología: "La vida diaria saturada de tecnologías exige de nosotros los legos, como siempre, un trato trivial con aparatos y sistemas que no entendemos, una confianza habitual en el funcionamiento de técnicas y redes de transmisión que ignoramos."

alfonsovazquez.com 
ciberantropólogo

2 may. 2019

Ponencia: Fakes news y redes sociales como elementos de construcción de la « nueva política ». 

Congreso internacional sobre los procesos democráticos en la Nueva Era: “Democracias emergentes y democracias en recesión» [web] 
Universidad Mohamed I, Nador (Facultad Pluridisciplinar de Nador), 2 y 3 de mayo de 2019.


https://docs.google.com/presentation/d/1WuLNaPuH7QVl7KSOf55zyfKklSTJt-7VlPzawgcOqvI/edit?usp=sharing

12 dic. 2018

¿El influencer nace o se hace?

Hace unos años los niños soñaban con ser futbolistas; ahora quieren ser youtubers o influencers. La lexicografía de la red  nos inunda con miles de términos de difícil asimilación, a los que las nuevas generaciones son más permeables y en este caso  nos centraremos en estos dos, que además marcan una nueva forma de desarrollo laboral y nuevas figuras de comunicación. Sin embargo, al igual que el sueño de ser futbolista sólo se materializaba en escasas situaciones, la proporción de influencers entre los usuarios de redes sociales  es  relativamente baja. Es decir, no todos los usuarios podrán ser influencers, ya que esta capacidad de influencia no es fácil de conseguir. De hecho, es difícil de creer que este nivel de influjo social se consiga de manera espontanea. Dicho de otra manera ¿el influencer  surge por mero azar o es un producto más de la compleja maquinaria de marketing de las grandes corporaciones? 

Al igual que las celebridades contratan a agencias de publicidad para que un  equipo de community management gestione su imagen en las redes, para que la influencia del influencer sea eficaz y efectiva hay que gestionar toda una cadena de factores que no esta al alcance de la mano del usuario medio, lo que lleva a pensar que el sueño de los aprendices de lideres digitales se verá truncado antes que pronto. 

El influencer es un mecanismo más para conseguir ventas (o modificar opinión pública respecto a un tema) creado y bien desarrollado por agencias de marketing o equipos de comunicación  estratégica: Testadores de juguetes,  desempaquetadores de productos -unboxing-, familias que muestran alegremente su día a día en la red, modelos que muestran sugerentes fotos en sus perfiles...  Para alcanzar el éxito hay que estar bien asesorado, y los cuatro millones de seguidores de Mikeltube no han recalado en el canal por casualidad. ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? ¿el influencers realmente influye  y se aprovecha de las marcas o las marcas crean influencers que posicionan en lugar privilegiado para captar potenciales clientes que confían en estos canales frente a una publicidad más tradicional?
alfonsovazquez.com 
ciberantropólogo

17 nov. 2018

Esferas publicas y privadas en la sociedad de la información

Hasta hace relativamente poco tiempo las esferas privadas y públicas estaban perfectamente establecidas. Sin embargo la hiperconexión  ha transformado esta percepción de lo privado y lo público. Si tradicionalmente el hogar representaba la institución más privada de la sociedad, actualmente nuestros teléfono móviles y smarttv son una ventana abierta para todo aquel que esté interesado en husmear en la casa del vecino o de alguien que habite en la otra punta del mundo. Las distancias se diluyen y el tiempo se vuelve relativo, pues la red no duerme. Si nuestro teléfono permanece encendido, continúa transmitiendo información acera de nosotros y nuestros hábitos.  Por otra parte esto genera ansiedad por necesitar constantemente noticias nuevas. No necesitamos esperar al amanecer para leer el periódico, pues las noticias se relevan constantemente por lo que cerrar los ojos es perder algo.   El salón de casa o la habitación se transforma en el kiosko o en un pub según el tipo de páginas que visitemos o de aplicaciones que tengamos instaladas.
alfonsovazquez.com 
ciberantropólogo

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog