17 may. 2015

Spam, cuando el enemigo entra en casa

Que la red ofrezca una montaña de datos no siempre es beneficioso para el usuario. Sobre todo cuando entre esos datos se encuentran nuestra dirección postal, nuestro teléfono o nuestro email. Igual que existen empresas obstinadas en atascar el buzón de nuestras casas, hay otras  que pretenden hacer lo mismo con nuestro buzón de correo electrónico. y ambas situaciones son bastante incómodas.

Para el spamer, conseguir nuestra dirección de correo no supone un gran esfuerzo, pues no es difícil que esté disponible en alguno de los inmensos listados disponibles en las cloacas de la red. Y desaparecer de ellos o hacerse invisible, no es tarea fácil. 

Pero además del buzón de nuestra puerta y nuestro correo electrónico, las empresas de publicidad invasiva tienen a su alcance otro dispositivo para violentar nuestra intimidad: el teléfono. Escapar de este mal es aún más difícil. Si lo padecemos en nuestro smartphone, una aplicación blacklist puede ser de gran ayuda. Pero si en casa tenemos un teléfono convencional, no hay escapatoria. El primer intento sería comunicarle al vendedor  nuestro deseo de ser excluido de su club, pero hay pocas esperanzas de que tenga en cuenta nuestra petición. Como segunda opción podríamos pensar en denunciar, pero es un camino arduo, pues los call centers pueden estar repartidos por diferentes lugares del planeta, saltando jurisdicciones nacionales. Como tercera alternativa podríamos llamar a nuestra compañía telefónica, pero la sorpresa sería igualmente desagradable. Movistar cobra un alta por el servicio de bloqueo  y casi un euro mensual por número bloqueado.  

En este turbio negocio salen beneficiados los anunciantes, los spamers y hasta las operadoras telefónicas. Y el pobre usuario sigue sin escapatoria eficaz. Cerramos esta crítica queja con algunos de estos números invasivos:

954 302 064 Jazztel
924 980 635 Jazztel
924  980 666 número de fax
912 062 520 Real Force
912 869 780 Oferta Comercial
917 717 587 Desconocido (según Movistar el número no pertenece a ningún abonado)
911 861 931 Desconocido (según Movistar el número no pertenece a ningún abonado)
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

10 may. 2015

Del PC a la Social Media

Desde hace décadas la informática ha estado presente en nuestra vidas, condicionándolas, aunque fuera de manera indirecta. Nuestros datos, nuestros viajes,los libros que leíamos o las películas de veíamos eran como eran gracias al uso de ordenadores, si bien el concepto de informática no ocupaba un lugar preponderante en el ideario colectivo. Poco a poco trascendió el uso del ordenador personal, un nuevo electrodoméstico que pretendía entrar en los hogares haciendo normal aquello que antes estaba reservado para empresas e instituciones. Los usuarios podían ahora disponer de un dispositivo informático personalizado, disponible en su casa, para facilitar algunas tareas cotidianas.

Con el paso del tiempo, los ordenadores se convirtieron en dispositivos carentes de interés si no fuera por estar conectados a la red, junto a millones de otros dispositivos y, por ende, de otros usuarios. Actualmente, el pc, incluso el portátil, comienzan  estar superados por otros dispositivos más manejables, como tablets y móviles. El usuario requiere un uso intensivo sin querer comprender el funcionamiento de la máquina. Un aparato rápido, potente, sin necesidad de aprendizajes extras. Lo importante ahora, es la conectividad. 

Hemos pasado de una informática personal, a una social. Lo importante es estar conectado. Los medios físicos domésticos han dado pasa o a la nube y los grandes dispositivos con pantallas y teclados dan paso a un pantalla ubicua y multifunción, de entre 5 y 12 pulgadas, que nos permite estar conectados en todo momento y todo lugar.
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

6 may. 2015

La memoria fragmentada

Si bien no compartimos el concepto de nativo digital, como hemos argumentado en diversas ocasiones, sí que somos conscientes del componente de cambio generacional que se encuentra en el sustrato de la sociedad red. Es decir, que aunque no todos los jóvenes viven la red, la gran mayoría que utiliza los medios digitales lo hace de manera diferente a la que lo hacen sus mayores. Esto se nota en la obsesión por mostrar gráficamente sus momentos vividas. Así, las redes sociales se llenan de fotografías y vídeos de momentos cotidianos. Y esta manera de gestionar los recuerdos también es interpretada de diferente maneras por jóvenes y no tan jóvenes. Así, mientras unos, conformados en una sociedad no digital, se obsesionan con la acumulación de estos recuerdos en medios tradicionales, otros dan menos importancia al recuerdo y más al momento. De hecho, desde este prisma, la pérdida de estos soportes supondría un terrible trauma para unos, pero un suceso menos terrible para los otros ¿Qué ocurriría si todas las fotos o recuerdos alojados en la nube desaparecieran de repente?

Sin embargo, esta apocalíptica posibilidad aterra en menor medida a los más jóvenes. Así, quien aterrizó en tuenti hace ocho años, acumulando miles de fotos en poco tiempo, es capaz de migrar sin retorno a plataformas más dinámicas y acordes con sus procesos vitales, como Facebook o Instragram, sin miedo a perder esa memoria digital generada con horas de conexión. El momento es más importante que el legado. Si un perfil es abandonado, gran parte de la producción gráfica asociada al mismo queda enterrada sin remordimientos. A fin de cuentas, los medios sociales son un medio de vida, un carpe diem contemporáneo donde lo importante es mostrar lo que se vive, no lso recuerdos de un pasado más o menos superado. 
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

3 may. 2015

La red me mima, yo me mimo

Cuando hemos hablado de identidades en la sociedad red, nos hemos referido mayoritariamente a la extensión de la identidad convencional. Es el uso más frecuente, en el que los usuarios muestran un perfil  parecido al que  muestran en la calle, con algunos matices, ya que el interfaz, la pantalla genera cierta seguridad y donde el tiempo real relativo deja presentar unas características más premeditadas en que el vis-à-vis. Otras veces, encontramos identidades falsas, que o bien pretenden iniciar actividades ilícitas o persiguen fines comerciales.

Sin embargo hasta ahora no habíamos hablado de la creación de dobles identidades donde el perfil falso se utiliza para adular al verdadero o para hacerle a éste la guerra sucia. Una especie de doctor Jeckyll narcisista. Y lo hacemos ahora aprovechando la noticia de un concejal castellano que utilizaba una identidad falsa en Facebook para alabar a su identidad real y atacar a sus opositores. Javier López Garoz utilizaba un doble perfil en internet para alabarse a sí mismo y, al mismo tiempo, criticar a sus rivales y enemigos. Ingeniero industrial y activo internauta, creo a 'Sebastián' y no dudó en interactuar con él. Le funcionó la treta hasta que en un foro de debate de un medio local opinó en primera persona como concejal, pero firmó como Sebastián. Arrepentido, ha dejado la política y ha pedido disculpas. Nosotros nos quedamos con la pauta, es decir, con la creación de un alter ego que nos idolatre o que nos haga el trabajo sucio.
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog