29 ago. 2013

RIP: El exilio princesa del pueblo

La fama es efímera, pero no es gratuita como pudiera parecer a primer vista. No estamos acostumbrados en la televisión española a encontrar personajes que triunfen no por sus logros, sino por su desfachatez, por su falta de amor propio e, incluso, por su vileza. El circo mediático se alimenta de tropas de bufones a los que adjudica diversos roles. Los bufones, a su vez, están dispuestos a hacer cualquier cosa por destacar entre las hordas chufleteras: convierten horas de televisión en pseudodebates, gritan, chillan, fornican sin reparo, se pelean, se van de campamento, juegan a hacer supervivencia... pero siempre con un denominador común: venden su premeditada intimidad sin el más mínimo reparo. Todo por unos minutos de fama y unas apariciones en televisión. 

TeleCirco, la más casposa y ruin de las corporaciones audiovisuales que operan en nuestro país, convirtió a la reina de las bufonas en"princesa del pueblo". Le dio "fama", le dio horas de televisión y le dio la palabra ante un 20% de la audiencia. Se puede hablar incluso de belenestebanización, o síndorme de la máxima chabacanería acumulada en una sola persona. Pero a pesar de todo, contaba con su tropa de incondicionales. Sin embargo, del mismo modo que su contratista la vio subir, la dejo caer estrepitosamente, para seguir exprimiéndola como cadáver público una vez que su imagen se hizo añicos tras el impacto.  Fue una más, ni la primera ni la última. Ahora le vasta con vender posados que reflejen su decadencia. 
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

25 ago. 2013

Bocazas OnLine

 Cody Hall, un joven norteamericano de 18 años, puede tener serios problemas en los juzgados a causa de sus declaraciones en Twitter. Tras atropellar a una ciclista cuando iba a más de 125 km/h en una zona de 60km/h, fue acusado de homicidio involuntario. Sin embargo, tras leer sus tweets, las autoridades decidieron que sería acusado de asesinato. ¿Por qué? Con anterioridad al atropello el joven hacía alarde de su conducción temeraria. Pero tras el "accidente" volvió a jactarse una vez más de lo que había hecho, asumiendo el asesinato de Diana Hersevoort, la mujer de 58 años a la que ha quitado la vida. Los comentarios serán utilizados en el juicio como agravantes por premeditación y "maldad implícita".

Y es que, como hemos comentado en anteriores ocasiones, las palabras se las lleva el viento, pero lo que subimos a la red, en la red se queda. Aunque los tweets has sido retirados del perfil de Hall, son custodiados por Twitter, quien los ha puesto a disposición judicial.
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

21 ago. 2013

El cazador cazado

Por desgracia estamos acostumbrados a leer noticias sobre las redes de pornografía infantil que se coordinan o comparten material a través de Internet. Sin embargo, en estos días se ha destapado un caso cuando menos curioso. Una chica cacereña se fotografió desnuda y compartió su foto a través de WhatsApp. La foto se difundió, como era de esperar, más rápido de lo que ella pensaba. Cuando la madre de la menor se enteró de lo sucedido, denunció el caso ante la guardia civil. Tras investigar los hechos, fueron denunciados cuatro jóvenes y la propia afectada por un delito de tenencia y distribución de pornografía infantil. Y es que, a fin de cuentas, fue la propia joven la que realizó la foto y la que posteriormente la envió, lo cual fue el inicio de la cadena de distribución. 

Con un poquito de sentido común nos iría mucho mejor en la vida, tanto en la digital como en la analógica 
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

16 ago. 2013

Phubbing, el arte de ignorar al prójimo

Se decía de las redes sociales que eran capaces de acercarnos a los que están lejos y alejarnos de  los que están cerca. Pero si se hace desde un móvil, este fenómeno tiene nombre: phubbing. Con este término inglés, formado por phone (teléfono) y snubbing (desairar), se denomina al uso intensivo del móvil a costa de ignorar, o al menos minimizar, la interacción social próxima.

Con la conexión ubicua, el móvil nos da acceso al mundo digital desde cualquier lugar, poniendo a nuestro alcance montañas de información. El no digerir está información o la constante necesidad de recibirla, puede crear una barrera más o menos robusta con los que tenemos al lado. Algunos psicólogos, como Roberto Balaguer, afirman que puede ser patológico. Como contrapartida, encontramos iniciativas  stopphubbing que buscan erradicar esta costumbre.
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

10 ago. 2013

Responsabilidad social de la publicidad

Siguiendo con la temática del post anterior, retomamos el tema de la publicidad. En esta ocasión, divagaremos sobre la responsabilidad social de las agencias. El informe Pisa, "auditoría" educativa externa realizada por una ong tan altruista como es la ocede (organización para la cooperación y el desarrollo económicos), gusta de mostrar las carencias en áreas lingüísticas y matemáticas del alumnado español. Esta prueba inconexa es utilizada con saña por otras "respetables" instituciones como la ceoe, a la hora de buscar el desprestigio del sistema educativo español.  

Sin embargo, cabe determinar si la responsabilidad sobre las habilidades gramaticales y aritméticas de nuestros jóvenes discentes recae únicamente sobre la institución escolar o habría que mirar también en otras sectores sociales, educadores subsidiarios de segundo orden, como puede ser la televisión, la prensa o la propia publicidad. Como ejemplo extremo podemos tomar esta valla publicitaria, en la que con sólo diez palabras, se han cometido tres errores gramaticales u ortográficos. No sabemos si el publicista superó escuela, instituto y universidad con las presentes aberraciones o si por el contrario fue victima de un corolario de docentes analfabetos. 

Sea como fuere, cuando una empresa invierte una cantidad importante de dinero en una campaña publicitaria, que menos que contratar a alguien con un mínimo dominio del idioma para hacer una corrección de estilo. 
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

5 ago. 2013

Publicidad: El riesgo de elegir un buen nombre

Cuando el señor Tan Dao Vien montó su restaurante oriental en París  no pudo imaginar lo curioso que sonaría su nombre en el país vecino. Aún así, se trata de un negocio local y el nombre en el país huésped no da el juego que produce en español. 

Pero en mercados globales, con grandes distancias idiomáticas y culturales entre países productores y consumidores, es más fácil que se produzcan estas bromas lingüísticas. Ocurre a menudo en el mundo del automóvil. Cuando Mitsubishi lanzó su Pajero, en referencia a Leopardus pajeros o gato de las pampas, no podía imaginar que el término en los países hispanos era malsonante. A veces, la trampa es fonética, como ocurre con el Audi Q3 [cutre], cuyo nombre en español echa por tierra la imagen de prestigio dada por la marca alemana. Tampoco se quedaron cortos en Nissan al lanzar el Moco y los casos se repiten, como ocurre con el Mazda Laputa Lamborghini Reventón, Lancia Marica o Kia Borrego.

Sin embargo, a pesar de estos trapiés que las marcas suelen enmendar a posteriori, cabe plantearnos, en una sociedad moderna y madura, la responsabilidad que la agencias de publicidad tienen sobre las campañas que lanzan, aunque este caso lo trataremos esta próxima semana en el siguiente post.
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo 

1 ago. 2013

600 latigazos por googlear...

Internet es un entorno donde, contadas excepciones, el régimen democrático y la libertad son pilares básicos. Por eso entre Internet y religión, como constructo social institucionalizado, hay numerosos engranajes que chirrían. En algunos posts anteriores hemos analizado como los pasos de progreso de algunos sectores de la curia católica chocan frontalmente con  sectores ultraconservadores. Afortunadamente en Europa, esta diatriba se queda en un lo tomas o lo dejas. Es decir, para Rouco Varela podremos ser unos herejes y pecadores por disfrutar de los beneficios de la sociedad red. Pero ahí queda la amenaza, ya que, de momento, ser pecador no es delito.

¿Pero qué ocurre si los códigos religiosos, civiles y penales convergen y recaen en unas pocas manos que los dominan? A esta pregunta podría respondernos con conocimiento de causa el activista y redactor saudí Raif Badawi, que  ha sido condenado a siete años de cárcel y a 600 latigazos por haber fundado la página web 'Free Saudi Liberals'. La web defiende la libertad de opinión, lo cual viola los valores del Islam, así que el juez ha ordenado el cierre de la página web, según informa el diario saudí 'Al Watan', Badawi, que permanece en prisión desde junio de 2012, estuvo acusado por apostasía, cargo que le hubiera acarreado la pena de muerte. Esto ocurre porque  los jueces basan sus decisiones en la interpretación que hacen de la ley religiosa y no en un código legal escrito.
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo 

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog