21 ago. 2013

El cazador cazado

Por desgracia estamos acostumbrados a leer noticias sobre las redes de pornografía infantil que se coordinan o comparten material a través de Internet. Sin embargo, en estos días se ha destapado un caso cuando menos curioso. Una chica cacereña se fotografió desnuda y compartió su foto a través de WhatsApp. La foto se difundió, como era de esperar, más rápido de lo que ella pensaba. Cuando la madre de la menor se enteró de lo sucedido, denunció el caso ante la guardia civil. Tras investigar los hechos, fueron denunciados cuatro jóvenes y la propia afectada por un delito de tenencia y distribución de pornografía infantil. Y es que, a fin de cuentas, fue la propia joven la que realizó la foto y la que posteriormente la envió, lo cual fue el inicio de la cadena de distribución. 

Con un poquito de sentido común nos iría mucho mejor en la vida, tanto en la digital como en la analógica 
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

No hay comentarios:

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog