9 ago. 2015

Hasta que la muerte nos separe

La vida digital nos ofrece una nueva dimensión para conocer y para hacernos conocer. Nuestras imágenes y nuestras palabras pueden llegar a cualquier rincón del planeta en segundos y permanecer en el ciberespacio por un tiempo impreciso. No conocemos aún la fecha de caducidad de estos medios ni de la red en sí. Así que aunque a priori nos parezca imperecedera, la esfera digital es vulnerable, al igual que la propia humanidad, y susceptible de desaparecer en cualquier momento. 

Sin embargo, es más probable que millones de usuarios desaparezcan antes que la red ¿Qué pasa con las identidades digitales de los difuntos?  ¿Quedan en el limbo digital? Facebook, como territorio propio con legislación propia, oferta la posibilidad de cederla  a lo herederos. Para ello basta con ir a seguridad y a contacto de legado e indicar el nombre de una amigo que se hada cargo de nuestra cuenta una vez que se convierta en conmemorativa. El heredero podrá realizar algunas funciones, como publicar en el muro o actualizar la foto de perfil o aceptar nuevas amistades, pero no podrá publicar en nombre del finado.

alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

No hay comentarios:

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog