17 jul. 2010

Apple es el único Dios, y Jobs su profeta

El Ipod 4 acaba de aparecer. Igual que pasó hace unos meses con el lanzamiento del Ipad, la gente hizo cola en las Apple Store para adquirir el nuevo gadget, y en el primer día de ventas, se vendieron un millón de terminales. La mayoría de los compradores eran usuarios de la versión precedente de este ingenio (al hilo de los tratado en los últimos posts ¿Qué habrá ocurrido con ese millón de Ipod 3 deheredados en la flor de su vida).
Pero nada más salir, ya hubo quejas por la falta de señal y pérdida de cobertura. Steve Jobs, ceo de Apple salió al ruedo y quedó las cosas claras: no es culpa de Apple, es culpa de los usuarios que no saben agarrar el móvil, lo cogen tapando la antena y dificultando así la recepción de las ondas.
A pesar de que cada vez somos más exigentes, de que si algo no nos gusta lo desechamos de inmediato y lo sustituimos sin dilación, Steve se permite reñir a sus clientes, que toman la bronca como dogma de fe y hacen reverencia de idolatría. Si la sociedad de la información se está convirtiendo en una nueva religión, Apple es su Dios, y Steve Jobs su profeta.
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

No hay comentarios:

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog