3 jul. 2010

...hacia dónde vamos?

¿Qué hacemos con el móvil viejo? ¿y con la tele antigua ahora que me he comprado el lcd? ¿Que hago con la torre y el monitor de mi antiguo PC? El consumo compulsivo tiene una factura ecológica impagable. No existe reciclaje en estos materiales, y ese coltán, materia prima de los de condensadores electrolíticos de tantalio teñidos de sangre africana, y esos aparatejos ensamblados por los esclavos chinos del siglo XXI, acaba pocos meses después de su compra en vertederos comunes, sin opción ni intención de una segunda vida.
La chatarra electrónica o basura tecnológica es un residuo peligroso, provenientes de ordenadores, móviles, televisores... La recuperación de los elementos que contiene justificaría el reciclado de muchos de sus componentes, como el cobre. Pero su tratamiento inadecuado ocasiona graves consecuencias para el medio ambiente. Y si los países occidentales tienen una política restrictiva al respecto, muchas veces los residuos regresan a países del tercer mundo, con políticas medioambientales menos rigurosas. Plomo, estaño, cobre, níquel, cadmio, trióxido de antimonio, germanio, azufre o selenio contaminan tierras y acuíferos, poniendo en peligro de todos los seres vivos. El ciclo es perverso, y se eternizan los problemas: más extracción de materias primas, más muertes y explotación, más generación de residuos peligrosos, ya así una y otra vez, caminando hacia un mundo cada vez más humanizado en capa digital, pero más cruel en capa física.
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

1 comentario:

feluky dijo...

Ese camino debemos recorrerle entre todos, pero el principal responsable tiene que ser la administración, en estos tiempos que corren, puede escudarse en la crisis para no reciclar, este tipo de residuos y otros que tienden a dejar de recogerse y reciclarse, porque las ayudas no llegan.

Abrazos

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog