4 dic. 2014

a vueltas con los derechos de autor

La policía ha cerrado hoy las web seriespepito y películaspepito por infringir derechos de autor. Al mismo tiempo, seriesly  ha lanzado un comunicado afirmando que eliminará todos los enlaces que infrinjan la nueva normativa antes de que esta comience a funcionar. No obstante, los fundadores de esta web declaran que la ley está redactada desde el desconocimiento de lo que es Internet y su funcionamiento. 

Sobre este tema hay dos eternas posiciones enfrentadas: por un lado la de los empresarios (que no autores), que se es escudan en que la piratería destruye las empresas culturales y la creación. Por otro lado está la voz de aquellos que se benefician del uso gratuito de estos contenidos audiovisuales, argumentando la necesidad de acceso universal a la cultura. Evidentemente, una de las dos posiciones saldrá perjudicada frente a la otra, por lo que ni llueve ni podrá llover a gusto de todos. 

Sin embargo, sí que queremos lanzar una doble reflexión ¿se puede mercantilizar la cultura o debe ser un bien público? Si damos por bueno el segundo modelo ¿quién debería asumir le riesgo de apostar por un proyecto cultural? La segunda reflexión versaría sobre el cambio de paradigma social que estamos protagonizando. Es innegable que el uso de medios telemáticos ha mejorado muchos aspectos de comunicación, comercio y relaciones personales, como hemos visto en posts anteriores. Sin embargo, el uso de estas redes conlleva como efecto colateral el hecho de que el potencial de las mismas puedan ser utilizadas para actividades delictivas o al menos poco éticas. Sin embargo, el concepto de delito no es universal, muchos menos el de ética, lo que pondría en jaque las decisiones nacionales frente a un escenario global. La solución para contener este tipo de acciones sería bloquear o censurar el contenido el acceso a Internet en cada país, a criterio y discreción de cada gobierno. Sin embargo, esta posición crearía múltiples suspicacias, pues una vez autorizado un organismo para bloquear contenidos ¿dónde estaría el límite? ¿estaríamos ante un órgano equitativo o estaríamos legitimando un elemento de control y censura? Si duda, un debate con posiciones irreconciliables y con escasas posibilidades de consenso,
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

No hay comentarios:

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog