27 jun. 2010

¿Quiénes somos..

Apple, creador del tecnoglamour, es una empresa norteamericana, afincada en la próspera California, donde diseña sus productos. Pero sus productos son fabricados en lugar menos glamuroso: en la ciudad china de Shenzhen, a 40 km de Hong Kong y conocida como la Silicon Valley china. Allí, la empresa Foxconn mantiene una fábrica-ciudad donde comen (poco), duermen (menos todavía) y trabajan (mucho) 420.000 de los 800.000 empleados que tiene la empresa en china. Fabrican desde videoconsolas a móviles o portátiles, y no sólo para Apple; también para marcas como Nokia, HP o Dell. ¿Trabajo mileurista? Algo más, pero al año, ya que la nómina venía siendo de 100 €uros mensuales.
Para Terry Gou, el presidente, el beneficio de la empresa debe ser más importante que el beneficio del trabajador. Un líder debe tener el coraje de ser un dictador por el bien común. ¿Aterrados por las declaraciones? Así debieron sentirse la decena de trabajadores, de entre 18 y 24 años, que se han suicidado en los últimos días.
Como respuesta a estos hechos (y porque la noticia ha sido capaz de sobrepasar la censura China y trascender a los mercados occidentales, lugar de residencias de los compungidos consumidores), Terry ha accedido a aumentar el sueldo un 33% y afirma que contratará 2.000 psicólogos para ayudar a sus empleados. La pregunta que podemos extraer es si somos conscientes en occidente de lo que para nosotros es un gesto aparentemente inocuo (coger el producto de la estantería, sacar la tarjeta de crédito, tirar el antiguo aparato a la basura) genera muertes humanas en otros lugares del mundo. Este mal no sólo afecta a la industria tecnológica: también a las zapatillas deportivas, vehículos, hidrocarburos, minerales, alfombras de lujo... Y la pregunta sobre la que podemos reflexionar es ¿Qué podemos hacer los consumidores para evitar estas injusticias? ¿Quién es el culpable de esta situación? Aunque a veces se destape una cuestión de fondo mucho más a vergonzante ¿Es esta actitud consecuencia de la abolición de la esclavitud en el mundo "civilizado"? ¿Realmente nos importa el sufrimiento de los otros si ello no nos afecta directamente?

alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

3 comentarios:

Antonio dijo...

Escalofriante, dos mundos, norte y sur, simpre existiran, ¿se necesitan para sobrevivir?, pero qué precio paga el sur para que el norte tengamos este estado de bienestar que nos han vendido. Con estas noticias me pongo muy triste y no sé que puedo hacer ....

Fabio romero dijo...

Es que el capitalismo por su misma esencia no puede producir si no destrucción de la dignidad humana para terminar finalmente con la muerte. Mientras el producir ganancias sea la máxima y única premisa de nuestra sociedad, no podemos esperar menos que la misma se componga de millones y millones de desposeídos, para quienes la única alternativa no es vivir sino sobrevivir a costa de su propia dignidad y de la producción y riquezas en cada vez menos manos.

Muy bueno tu blog. Felicitaciones y adelante.

Saludos desde Bogotá – Colombia estimado Alfonso.

Mexiñol dijo...

Nos asustamos de esa situación, pero en nuestras occidentales y prósperas ciudades la cosa no anda tan lejos. Cuando un joven no puede con su salario normal pagar un alquiler, cuando un matrimonio no puede tener hijos por tener que trabajar ambos para pagar los gastos. Cuando un jubilado no gana lo suficiente para poder comprar la comida del día a día, y mientras tanto los bancos, principales culpables de las crissi económicas se quejan de que "este año GANARON menos dinero que el año pasado"

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog