9 ene. 2013

Corrupción política, permisibilidad judicial



Según una encuesta de la Vanguardia en noviembre de 2011, Durán i Lleida era el quinto político mejor valorado, por detrás de Rosa Díez, Uxue Barkos, Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba. Sin embargo, en estos primeros días de 2013, esta valoración ha sufrido un fuerte revés al salir la sentencia judicial del caso Pallerols, donde se demuestra que CiU desvió de manera ilegal casi medio millón de euros. Sin embargo, no ha pasado nada, se devuelve el dinero y asunto resuelto. Al igual que en otras oscuras tramas desarrolladas por representantes políticos, todo queda  nada, en poco más que buenas palabras. Choca cuando menos este tratamiento favorable de la justicia para con estos dirigentes mientras que con extremada facilidad se permite la ejecución de hipotecas y la perdida continua de derechos. Porque lo de CiU es sólo la gota que colmó el vaso, pero tirando de hemeroteca acumulamos una obscena cantidad de casos de corrupción entre los “servidores públicos” en los últimos años.
Concluiremos este post con una serie de cuestiones fundamentales ¿Cómo es posible que una resolución judicial llegué más de diez años después de que se consumarán los hechos? ¿Cómo es posible que tras haberse descubierto una malversación de fondos todo quede en un palmadita en la espalda? ¿Están condicionadas las resoluciones judiciales dependiendo de quién sea el acusado? ¿Ha perdido el poder judicial una oportunidad de oro para demostrar que está contra el delito y a favor de la igualdad? Y por último, y quizá la más preocupante de todas ¿existe un doble rasero a la hora de aplicar la ley?
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

No hay comentarios:

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog