28 may. 2014

¿ Quién ese tío de la coleta?

Ya el domingo anticipábamos un post sobre las elecciones europeas. De los resultados poco que decir que no se haya dicho ya. Sí que cabe destacar la unión de los partidos mayoritarios -irreconciliables en otras lides-  para maldecir el triunfo de Podemos, agrupación que aparentemente recoge a los movimientos sociales extrarradio y otros desheredados. Por una parte, aunque no seguiremos ahondando en ello, esta alianza póstuma PP-PSOE pone de manifiesto el temor al cambio que tiene las estructuras de mando. Se resisten a repartir el pastel con otros, cosa sorprendente cuando hasta el Vaticano da sus pasitos hacia el futuro declarando  el papa que  hay posibilidades de que los curas católicos puedan casarse

Sin embargo, nos quedamos con la importancia de una buena cobertura mediática para obtener buenos resultados a la hora de vender un producto. Queda demostrado que con una buena campaña, se vende igual una marca de leche, una lavadora o una voto. En tan solo tres meses Podemos ha superado a otras formaciones consolidadas en el panorama electoral estatal. A parte del mensaje y del estudio del mercado, la presencia televisiva sin duda es fundamental para este tipo de logros.Sin embargo, como reflexión final, podemos preguntarnos qué lleva a los capós de los grupos mediáticos -son cuatro, a fin de cuentas- a encumbrar a o destruir un mensaje.
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

1 comentario:

Notrec dijo...

Son momentos convulsos en la economía y sociedad globalizadas, no son nuevos. Aquellos retos y problemas que gran parte de la población considera nuevos no lo son, solo las herramientas para lograr su superación y determinadas coyunturas lo son.

La vieja guardia que ha venido apropiándose y asumiendo el papel de salvapatrias en todas las latitudes no da puntada sin hilo, quizás cuando se tome conciencia de esto se comprenda la incompatibilidad de cambiar las reglas del juego haciendo uso del mismo tablero y movimiento de peones que siempre existió.

Aviso a navegantes: existe una imposibilidad manifiesta de transformación y resolución de los problemas de las partes más desfavorecidas del mundo globalizado haciendo uso de los recursos que las clases dominantes pusieron al servicio de sus intereses, en primer lugar porque los conocen bien y en segundo lugar porque están pensados para acorralar a quien tome la decisión de participar en el juego.

Quizás aquello que hoy se considera aire fresco no sea más que una estrategia bien estudiada para cortar aquellas "alas" recién nacidas a raíz de las últimas estrategias de dominación de los más pobres.

A mi me gusta el ajedrez, pero hoy, la sociedad de la información nos da recursos con los que podríamos traer a colación otro tipo de juego, otras reglas, otra forma de conseguir unos objetivos en los que nadie cree, de momento... aún.

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog