7 ago. 2010

Lovebook: el amor en los tiempo de Facebook

El fenómeno Facebook llega a la literatura. Bueno, al mercado del libro, que siempre se hieren sensibilidades al llamar literatura a cualquier palabra impresa en formato libro. Le dedico esta entrada no por lo que me ha impactado (más bien nada) ni por ser un libro sobre Facebook (hay cientos), sino por ser una novela, y no un libro más o menos técnico, que toma como referente el mundo digital y las nuevas formas de interacción social.
La Italiana Simona Sparaco nos ofrece Lovebook, una historia de amor surgida en Facebook, el cúpido del siglo XXI. Recurre a algunas imágenes y tópicos de la comunidad virtual. Quizá lo más remarcable sea su faceta didáctica, que permite acercar el vocabulario especifico a lo no presentes en las redes sociales y/o poco interesados por Internet (lanzar peticiones de amistad, aceptarlas o rechazarlas, creación de grupos, enviar mensajes...). También, en cierta medida, da ciertos consejos para aquellos que se animan a entrar por primera vez a husmear en el ágora digital, como no dejar sesiones activas en ordenadores compartidos.Si me tengo que quedar con un cita, sería el consejo que recibe la protagonista de su hermana y mentora en temas digitales: “ya no existen las citas a ciegas, con Facebook puedes conocer de antemano todo lo que necesitas”.
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

4 comentarios:

Bramida dijo...

y discrepo con la cita :D

creo que -todavía- no hay mayor cita "a ciegas" que una por internet :)

ni siquiera con facebook puedes conocer de antemano todo lo que necesitas o buscas o esperas o etc


saludos

Notrec dijo...

Suscribo por completo a Bramida, no hay mayor cita a ciegas.

El uso natural de Internet puede acercarte a desenlaces insospechados.

También es cierto que es harto difícil hacer carambola pero todo es posible.

Conocí un caso de dos personas con vidas aparentemente ajenas que tras coincidir en una red social online (ahora conviene especificar pues las redes sociales no son invento de internet)y por avatares de la vida y avatares digitales (es curioso el términno) se dedicaron algunas conversaciones. Descubrieron que vivían a unos 100 metros el uno del otro y sin embargo jamás coincidieron excepto en una ocasión, mucho tiempo antes, en la que uno de los dos llamó a la puerta del otro por motivos de trabajo.

Tras tan solo pòcos días después de ese primer contacto por Internet y descubrir los nexos de unión se vieron y no volvieron a separarse.

Una bonita historia de amor digna de mención, aunque cierto es que hay muy pocas posibilidades de que algo así ocurra.

A esta historia le perdí la pista pero estoy seguro que de ambas personas son muy pero que muy felices.

Bramida dijo...

"el uso natural de internet puede acercarte a desenlaces insospechados"


ufff Notrec :)

puede que cuente algún día una historia internetera digna de blog...
o puede que no
mejor no
nooooop

Alfonso Vázquez dijo...

Bramida, depende del plan. Hay gente plana, muy plana, con poco fondo que descubrir. Y luego hay otros que plasman su intimidad on-line, dejando muy poco que descubrir. Por cierto, nos dejas intrigados, cuéntanos, amparándote el la anonimidad de la red.

Notrec, la vida es un misterio, y es el misterio lo que nos hace vivir. No sabemos en qué momento ni en qué lugar va a dar un giro nuestra vida.

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog