5 abr. 2015

Arqueología digital

Muchas veces hemos comentado como cuando subimos un documento a internet, este pasa a formar parte del dominio público y perdemos todo control sobre el mismo. Pero el problema no está solo en la imposibilidad de controlar lo que terceros puedan hacer con esos documentos, sino que a veces custodiamos información comprometida en nuestros propios perfiles, información disponible para aquellos dispuestos a hacer arqueología en el sustrato digital.

Carlos López (@carlos_lpz90). En 2012, el hasta hace unas horas coordinador de los jóvenes de Ciudadanos en Madrid, publicó en su cuenta personal de Twitter mensajes xenófobos.Los mensajes han permanecido enterrados en la inmensidad del océano digital hasta que el periodista Jordi Borrás (@jordiborras) los encontró y los retuiteó, citando al líder del Ciudadanos, Albert Ribera (@albert_rivera).

Carlos López, que se vio sorprendido por este hallazgo, ha sido cesado por el partido. Aunque de manera tardía, cerró su cuenta en Twitter con un último mensaje de arrepentimiento: "Pido disculpas por mis TW publicados hace años y abandono mis funciones en el grupo de trabajo de jóvenes en Madrid. Para nada pienso así".

Por ello, nunca debemos perder de vista la máxima de que no hagas en internet lo que no harías en la  calle. Con la peculiaridad, de que nuestro rastro en la red puede ser rescatado en cualquier momento y, como en las películas policíacas, todo lo que diga puede ser utilizado en contra. Sin embargo, a veces olvidamos se coherentes y no hacemos caso al "tiene derecho a guardar silencio".


alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

No hay comentarios:

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog