19 abr. 2015

Sobreperiodificación

Los grandes grupos de comunicación disfrutan acusando a Internet como el culmen de sus desgracias. Sin embargo, la decadencia de los rotativos tradicionales se venía observando desde hacía tiempo. Los periódicos dejaban de venderse por lo que eran, y su principal atractivo no era la lectura y la información que contenían, sino las películas o colecciones diversas que se distribuían junto al noticiero. Así, las ventas aumentaban tanto mejor fuera el "regalo" que acompañanaba al periódico.

Con internet el servicio que ofrecían los periódicos ha mejorado, pues ahora el lector tiene la posibilidad de acceder a información ( o al menos titulares) de infinidad de medios de todo el mundo y goza de cierta interacción, ya sea a través de perfiles en medios sociales  o a través de plataformas de participación más herméticas como discus o eskup. Aumenta la cantidad de la oferta de manera sustancial, pero no ya tanto la calidad. Hemos visto en varias ocasiones como los medios tradicionales se nutren en demasía de ese internet que tanto critican. Se toman noticias u opiniones y, sin contrastar en muchos casos, se incorporan directamente a los contenidos del rotativo. El hoax, el bulo, ha desembarcado en la prensa, y nunca más podremos estar seguros de que una noticia publicada en el Pais sea más fiable que un chascarrillo publicado en un blog.

A este drama de la canalización de la información se le añade la proliferación de "periódicos" digitales, de escasa trascendencia y un marcado componente lobotomizador. Los diferentes lobbies políticos, religiosos o comerciales pueden montar fácilmente un periódico en la red. El coste es relativamente bajo, su difusión incierta, pero viste a sus ideólogos cuando usan como argumento "según el diario digital X (léase el plural, libertaddigital, libremercado...)". Pero al igual que el vídeo no mató a la estrella de la radio, internet no matará al periódico, sino que lo obligará a adaptarse y la crisis del periodismo servirá como purga, filtrando los medios que sepan convivir con la nueva realidad y dejando en la cuneta aquellos que no se adapten. Inevitablemente, como en cualquier guerra, también desaparecerán inocentes. No obstante, como reflexión nos quedamos con las palabras del semiótico italiano Umberto Eco: "el diario tiene que convertirse en un semanal. Porque un semanal tiene tiempo, siete días para construir sus reportajes. Si leés Time o Newsweek, ves que varias personas han contribuido a una historia concreta, que han trabajado en ello semanas o meses, mientras que en un diario todo se hace de la noche a la mañana. Un periódico que en 1944 tenía 4 páginas hoy tiene 64, con lo cual tiene que rellenar obsesivamente con noticias repetidas, cae en el cotilleo, no puede evitarlo. La crisis del periodismo es un problema muy grave e importante."

Visto el problema de la sobreperiodificación, en el próximo post hablaremos de otro lobby que acusa a Internet de todos su males, sin pararse a reflexionar y mirar hacia su interior: el mundo editorial.
alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

No hay comentarios:

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog