24 may. 2010

Cotilleos on-line

La empresa francesa Alten ha despedido a tres empleadas que había ironizado en Facebook sobre la idoneidad de sus jefes, a los que incluían en el hipotético "club de los nefastos". Aunque los hechos se produjeron en diciembre de 2008, en horario extralaboral, en estos días se está celebrando el juicio. Por una parte, la empresa argumenta que las empleadas incitaban a la rebelión y a la denigración. Por la otra, las empladas y su defensa defienden que fue una conversación privada como si la hubieran mantenido en un bar o en sus casas, y que no supone perjuicio para la empresa, según informa France Info.
Sea como fuere, lo que nos atañe es el choque de paradigma analógico-digital, y no las decisiones legales. Las tres empleadas no han sido conscientes de que a pesar de la importancia de la presencia en la red, la medidas de privacidad no se activan de la misma manera que en la vida real. En una conversación oral, las palabras se las lleva el viento, y el "amigo" delator no contaría con pruebas de su acusación. Sin embargo, dejar un mensaje en el muro de facebook, lo coloca en un dominio público más o menos extenso, por lo que debemos tener muy en cuenta qué contamos, cómo lo contamos, dónde lo colocamos y quién lo va a leer. La red, como nuevo escenario social cuenta con unas reglas propias, que debemos tener en cuenta para desplazarnos con seguridad. Pero a parte de estas normas conductuales del ciberespacio, no debemos abandonar nunca nuestro sentido común, que funciona dentro y fuera de la red.

alfonsovazquez.com
ciberantropólogo

7 comentarios:

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo:

La pena es que no se pueda criticar abiertamente y sin consecuencias las prácticas directivas aversivas. Esto debería ser amparado por la ley, sólo así mejorará nuestro sistema productivo y ganarán en competitividad. Si un empresario o directivo se percibe como del "club de los nefastos" se ha de poder decir y, además, públicamente; y, además, la empresa agradecerlo y premiarlo.

Lo demás son prácticas empresariales obsoletas y nocivas.

Recibe un muy fuerte abrazote amigo.

Bramida dijo...

tengo la impresión de que estas tres empleadas querían que se conociera esa información sobre sus jefes :D
y para eso está el muro de facebook :) para podérselo contar al mayor nº de gente posible...

en caso de que lo hayan hecho "inocentemente" ¿qué parte no han entendido de "si no quieres que se sepa no lo digas"?

feluky dijo...

Buenoooo la gente es como muy inconsciente, se puede criticar pero hay gente que se molesta. Y si el juez dice que mamporro, pues a cambiar las leyes, porque mientras digan que no se puede, pues que no se puede.

Abrazos.

Alfonso Vázquez dijo...

Javier, he eligido la noticia más por el transfondo tecnológico que por el social. Como bien dices, es una pena no poder criticar abiertamente las malas artes de los que dirigen tu actividad laboral, ya que a buen seguro sería beneficiosa esta crítica para la empresa, no así para los "nefastos". Pero pasa en todos los ámbitos, tanto privado como público: recuerdo como en la consejería de medio ambiente nos decían que no nos pagaban por pensar, y en educación no lo han dicho tan abiertamente, pero algo similar se desprende desde la jerarquía que está por encima de los centros educativos.
Bramida, es cierto que poner algo en la red es ponerlo al alcance de todos, pero lejos de los mitos de la sociedad 2.0 y los nativos digitales, hay muy poca formación al respecto: lo tecnológico se convierte en un objeto de consumo masivo. Lo que interesa es vender adsl, con líneas fijas o móviles, todo plug-and-play, auque luego el sencillo gesto de enchufar un router wifi por un no iniciado lo convierta en posible diana de un usuario que se adueñe de su red y la utilice con fines no legítimos. La justicia acusará al propietario legal de los daños causados desde su red, pero nunca daría cobertura a una demanda de ayuda en el caso del que el usuario novato se diera cuenta del la usurpación de su red.
Feluky, hay trapos que se deberían lavar fuera de los juzgados. Es triste que asuntos como los insultos de los circos mediáticos (las cocretas de la esteban y otros subproductos sociales) saturen los juzgados y que sí en un momento dado recurres a la justicia como ciudadano base, no acepten a tramite tu denuncia, por saturación o por falta de trascendencia mediática (La justicia se ha convertido en otro elemento de diversión para los paparazis de la noria y similares).

Notrec dijo...

Los gobiernos y la propia justicia han sobredimensionado internet.

Es curioso observar como demandas y/o denuncias que no prosperarían si la causa fuera atribuida a motivos estrictamente tradicionales u off-line si que lo hacen cuando la causa tiene relación, por pequeña que sea con las comunicaciones o la sociedad de la información.

¿Por qué ocurrirá esto?. Acaso los jueces y fiscales piensen que esa equidad que se "autoatribuyen" en lo referente a derecho tradicional les queda demasiado grande (para mí en "ambas formas de derecho") en lo referente a las nuevas tecnologías y fallan siempre desde el más absoluto desconocimiento de una realidad aún emergente.

Si pudiera matar por internet probablemente mi pena fuera mucho9 más severa que si le rebanara el cuello a alguien a sangre fría. Esto que parece un disparate está ocurriendo en otros ámbitos del derecho.

Equilicua dijo...

Pues va a ser que ... Primero los sesudos señores jueces siguen sin reciclarse.
Segundo, los sesudos señores legisladores idem que los de arriba.
Tercero, va a ser que sí, que difamar por las redes sociales puede ser delito. No es lo mismo hablar en la barra de un bar que en facebook. En la barra si te quieren denunciar hay que juntar testigos, declaraciones coincidentes, ... y si has difamado, te condenan.

En las redes sociales en particular y en internet en general se deja rastro, y hay que apechugar con lo expresado.

Tenemos a nuestra disposición no ya imprentas, sino medios más potentes que las emisoras de radio o TV.

Si estas señoritas hicieron comentarios fuera de lugar referentes a un compañero (Que fuese jefe, Javier, no justifica nada) y la empresa, ... que apechuguen. Que mentir por internet está muy feo. Si pueden demostrar que sus afirmaciones eran ciertas, quiero pensar que los muy poco preparados jueces las absolverán.

David Carrascosa dijo...

Es curioso, hace un tiempo dije que me gustaba, siempre que fuera ha realizar ciera crítica, realizarla por escrito, para que constase mi nombre y así no poder huir de mis palabras. La verdad es que eso se debe hacer cuando se va en serio y no cuando, como en este caso, se realizan comentarios banales (y más en el facebook)

Saludos, Alfonso!!

Amigos en la red (Últimas actualizaciones)

Archivo del blog